25 abril 2009

El miedo de hacer comentarios


Casi no he podido escribir por todo lo que tuve que afrontar en estas dos semanas. Hace un rato estaba leyendo un post sobre los comentarios que los lectores dejan en los blogs, y hay uno que me dejo pensando mucho, y es el miedo de no hacer comentarios. Yo sé que muchas personas me leen y no dejan sus huellas, pasan silenciosos. No se los reprocho, aveces mi espacio es uno que pide silencios. Y si yo escribo es para dialogar con sus silencios, para seguir el ritmo de mis reflexiones, de mi sentir, de mis intuiciones. Mi espacio se ha convertido en mi diario, en mi cuaderno de notas, sin mayor pretensión. Lo que sí no les puedo negar es que últimamente siento que estoy en un espacio donde no logro penetrar del todo con un discurso que exige cierta presencia, me siento que estoy en un teatro sin audiencia, sin aplausos, sin risas, sin llantos.


Mi BLOG es mi cueva, mi refugio, mi modo de comunicarles todo lo que siento, es mi tiempo para expresar, para expulsar, para pensar. Tampoco importa, persisto aunque termine escribiendo aveces en inglés otras en mi lengua paterna. En este instante escribir, ser, respirar, vivir, pensar, es la única manera como puedo estar en este mundo. No conozco otra forma, aunque tal vez exista. Y me pasé toda la mañana revisando cientos de correos en la oficina porque estuve fuera siete dias laborales y como siempre se acumulan los papeles, las facturas, los reportes, los problemas.


Tengo los pies inflamados y no me entran los zapatos, hoy me siento como si me hubiera pasado un tren de carga por todo el cuerpo. Me duele todo, he manejado por la ciudad porque no queria meterme en la carretera. Me he demorado en llegar al aeropuerto dos horas, acompanada de Radio Mambi y oyendo las noticias de todos los acontecimientos nunca buenos. Me han llegado unas fotos lindas de mi ultima visita a Lima. Tengo ganas de tomarme un cafe negro con mucha azucar, todavia no he despertado. Uno de estos dias tengo que volver a dormir las ocho horas. A mi amado esposo le duele mucho la herida que tiene cerca de su corazon. En las fotos que me ha mandado Fernando tengo los ojos tristes. En Lima fuimos a ver "la teta asustada" y "Gran Torino" las dos peliculas me gustaron mucho, las dos me dejaron huellas. He disfrutado comprando pinturas con calas, y unos telares multicolores que cubriran mi mesa, que preciosa es nuestra artesania peruana, que creativa, que artistica. Me gusta todo lo que tiene colores, me gustan las flores, las frutas y los gallos y las gallinas. Y mi coleccion de angelitos sigue creciendo, es cuestión de gustos y de personalidad...

Mary Elizabeth

2 comentarios:

  1. Te entiendo muy bien....es gratificante leer los comentarios y saber que la gente te lee...pero a veces tambien es bueno seguir haciendo lo que sientes sin esperar nada acambio..solo para ti...cuando llegas a ese punto solo disfrutas al escribir y entonces la mágia sucede...te dejan comentarios:)y no digo que tu no disfrutes,solo hablo de mi experiencia por si te sirve.un abrazo!!

    ResponderEliminar

Mensaje