19 mayo 2009

Mariposas



Mariposas, revoloteando en el estómago,
hacía tanto que no las sentía
que creí haberlo olvidado.
.
Y sin embargo ahí están,
cosquilleo eléctrico que eriza mi piel
cada vez que tus labios, apremiados
buscan fundirse con los míos.
.
Y no puedo creerlo, ya no tengo quince
y sin embargo ahí están,
apresurando los latidos de mi corazón
cada vez que te acercas a mi ser.
.
Baten sus alas, mariposas,
entregadas, presurosas,
revolviéndome,
y no puedo hacer nada
no hay sal de frutas contra el amor.

4 comentarios:

Mariangeles dijo...

Yo sigo sintiendo mariposas, campanas, esos latidos incontrolables. Que lindo es estar enamorada, !SI! enamorada del amor, de la vida, de tu pareja, de los versos, y muchas veces de los recuerdos. Que lindo sientes, me gustan tus mariposas, tus alas blancas, tus plumas, tus poemas. Gracias por tus palabras.

Marijose dijo...

Gracias Mariangeles por tus palabras, hay que escribirle al lado bello de la vida también, ¿verdad?

Maria dijo...

Maravillosas mariposas, que espero que estén hasta que mi cuerpo, ya no se encuentre...Que bonito como dice Mariangeles, estar enamorada de la vida misma y que eso se reflege en nuestras sonrisas...

Un besito..

Juan dijo...

Yeaahhhhhh !!!!!!!, que buena indigestion....

Publicar un comentario

Mensaje