14 mayo 2009

Volar

(Vuelo)
Labios ciegos y en carne viva,

Destrozados por la pasión,

en la oscuridad de mi habitacion.

Tu aliento acelera los latidos,

tus pezones dejan huellas en mi pecho.

En llamas, se derrite mi piel

bajo tus manos.

Tus muslos cual tenazas

aprisionan mis caderas,

el ondular de tu vientre.

marca el ritmo.

Tu humedad cual torrente,

moja todo alrededor,

naciendo flores en el colchón.

Tu boca sigue destrozando la mía,

tu pecho sigue hincando mi deseo

y tus piernas siguen amarrándome a la vida.

Tus manos hacen surcos profundos en mi espalda,

Tu lengua se enreda con la mía.

Busco tus picachos con la boca,

Como un niño hambriento los devoro,

despues les hago una poesía

en la punta de la lengua.

El frenesí de tu vientre desbocado,

a dado paso al de tus manos,

buscando liberarme la cintura,

de la cincha y los vestidos.

Mis manos se distraen en tu nuca,

y la otra por debajo de tu correa acaricia

la redondez de tus caderas.

Me liberas y no es poco,

arrastras mi cabeza entre tus piernas.

Te libero a dentelladas,

tomo el licor caliente de tu hoguera.

Me aprietas fuerte entre tus piernas,

Vuelvo a tu boca

convidándote el sabor de tus querencias.

Formas un valle

una cañada,

me lanzo de lo más alto

y vuelo.
Juan Calle-Bellido

4 comentarios:

RANTIFUSO dijo...

admiro tu atrevimiento al hacer este tipo de escritos. denota una sensibilidad peculiar.

a mi no me saldrían. o no me atrevería. jaja.
y reconozco que son buenos.
saludos

Juan dijo...

muchas gracias ratinfuso, viniendo de ti es un halago.

Marijose dijo...

Atrevido y sensual Juan, coincido con mi amigo Ratinfuso en que es valiente escribir así, me gusta.
Un beso!

Juan dijo...

Muchas gracias marijose, a mi me encanta leerte..

Publicar un comentario

Mensaje