25 mayo 2009

Y brotaron

.



Y brotaron mis palabras a borbotones. Vivaces, saltarinas, alegres, confiadas, ingenuas.

Y no encontraron suelo, ni mar, ni recipiente alguno que quisiera contenerlas.

Cayeron y caen aún precipicio abajo sin que nada las detenga,

mientras yo las miro sin comprender, sorprendida.

Se agolpan en mi garganta las otras que las seguían

y, atascadas tras mis labios, no soportan la presión

y se aplastan sin remedio y desmoronan.

En mi corazón,

de donde salen todas y cada una de ellas,

duelen.

©Paloma
30-09-2008

1 comentarios:

Kramen dijo...

La verdad es que nada puede contener a las palabras cuando quieren salir... es como la muerte... puedes morirte o no... pero no guardar silencio.

Muy agradecido por tus palabras

Publicar un comentario

Mensaje