21 agosto 2009

Élida Annick 7.


Poesía número 124:

Reo eterno:


Se posará su alma en un colchón
desnuda y acongojada.
Dígame amor, ¿ porqué tanta aflicción
tiene su mirada
al ver ojos sin amor
en su pequeña noche estrellada?


Si más sabeis caballero
que jamás fué digna de su dolor.
¡Caminais sin escudero
y os han robado vuestro honor!


Y solitario caminais errante
por lejanas tierras.
Olvide su corazón palpitante
y arranque las malas hierbas.


No deje a su alma junto a ella volar
pues entonces ya no será solo prisionero en vida,
pues entones jamás la podrá olvidar;
y su muerte
será dulce,bella y a escondidas
pero no la dejará de amar.


Élida Annick










4 comentarios:

  1. Que buen poema Elida!, me gustó muchísimo, me toca muy de cerca, y me deja reflexionando...un abrazo!

    ResponderEliminar
  2. Tú siempre tan sexy =)

    ResponderEliminar

Mensaje