21 octubre 2010

acera


Otra acera de silencio,
raída de por el caminante,
fría, gélida, abúlica, distante…

Rotos los bordillos,
oxidadas las farolas de la noche,
desconchadas las fachadas,
las puertas… perennes en su soledad
esperan al paseante… que las ilumine.

Camino en mi despiste por la calzada,
mirando la funesta acera,
comprendiendo la desolación anidada,
violando su silencio con mi luz…
y su olvido con mi optimismo.

Sí, otra acera,
que raída y gélida
por mi paseo tiembla ruborizada,
encendiendo la luces de sus farolas,
y las puertas cerradas…
se atormentan… agónicas.

Romero de Buñol
21-10-10

1 comentarios:

zarina dijo...

Amigo, creo que hay un error de tipeo
"raída de por el caminante,"
raída por el caminante...
Así me suena mejor.
Besitos
Amalia

Publicar un comentario

Mensaje