18 septiembre 2011

Intruso

El silencio, tanto silencio genera dolor,
formas irreverentes no piden permiso
y se instalan insolentes y desmedidas
en la geografía de tu cuerpo.
Descubrís el gran insulto de las penas
las broncas y las impotencias
cuando sin aviso previo estalla de repente
un día cualquiera poniendo de manifiesto
que no podes mas con determinadas cuestiones
no hay nada mas desconcertante
que ese cambio intrusivo insólito, imprevisto
doloroso e inútil gritándole a tu dulce juventud
un basta gigante y redondo anidado en un tramo de tus curvas.
Cuando se vaya, con el deberían emigrar la incertidumbre
lo que callas, lo que no te sirve ya,
aquellos prejuicios absolutos, lo que no es posible combatir.
las verdades que cuestan admitir….pero son.
Deci, deci, deci lo que venís escondiendo
lo que tantas lagrimas se llevan resbalando
la furia que te acorrala.
lo que tu mente viene elaborando sin definiciones.
Eso, saldrá de tu cuerpo y de tu vida,
ya no será como antes mirarte, reconocerte
se hará desafío, y tu belleza será mas intensa
ante las prioridades de la vida.
Una luz profunda desterrará tus miedos
Vamos a estar ahí.
y aunque en los dolores infinitos estamos solos
la mirada, el abrazo, la palabra la que nunca debería callarse,
florecerán para mantener el significado de la esperanza
y el valor de seguir y reconstruirnos.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Mensaje