29 abril 2009

Fuimos amantes


Fuimos amantes


Fuimos amantes cientos de lunas
saboreando la dulzura de nuestras caricias
recibiendo entre gemidos nuevos amaneceres
llenando la habitación de fuertes latidos
nuestros cuerpos encendidos
prometiéndonos amor eterno
besándonos con la fuerza de los vientos
retorciéndonos como fuertes madreselvas
recorriendo nuestros cuerpos de punta a punta
bendiciendo nuestro amor,
rociando con poemas los besos deliciosos
Disfrutando nuestros sentidos,
perdiéndonos en nuestros ojos,
jugando en nuestros montes,
en nuestras orillas,
en nuestros lagos,
en nuestras cuevas,
enloqueciendo con la última caricia antes del orgasmo.

Fuimos amantes finos,
inteligentes,
elegantes,
manejando las crines y las cintas de nuestro pecado
viajando escondidos pero felices en noches inciertas,
llenando nuestro futuro de la promesa del amor prohibido
del amor imposible

Fuimos amantes hablando de cosas que no importan
Tomados de la mano, apretando cada minuto
incrustando los besos inciertos,
los besos escondidos.
Fuimos amantes contemplando la luz de la luna
y oyendo nuestras quejas,
nuestros quebrantos
inquietudes,
sinsabores,
compromisos,
lazos,
escuchando nuestros lamentos
mientras por momentos suspiramos
Amantes iluminados por la pasión de lo prohibido,
de lo imposible,
de lo sublime,
de lo que tiene que haber sido el amor.
Fuimos amantes que se dejaron de ver por muchas décadas,
para volverse a encontrar y descubrirse de nuevo.
Fuimos amantes cuando nuestra carne era dura,
mi vientre plano,
el tuyo atlético y varonil,
mis pechos erguidos,
mis muslos torneados,
te enloquecía la forma de mi cuerpo,
amantes amándonos en un silencio monumental,
nunca nos dejamos de amar,
de sentir,
de necesitar,
separados por la distancia,
por el tiempo,
por las circunstancias,
por la edad,
seguimos siendo amantes en el recuerdo,
y volvemos a vivir cada momento
al recordar.


Tu recuerdo esta noche me cubre
como nube blanca y ágil,
me acaricia el viento de lo vivido,
me alumbra la luz frágil de mis luciérnagas
los rincones escondidos pero no olvidados.

Fuimos amantes,
fieros,
calmos,
amantes que de verdad se amaron,
y quiero que sepas que nunca,
nunca,
óyelo bien,
nunca he dejado de amarte.


Marisabel - Febrero 5, 2009

1 comentario:

  1. así ha de ser el amor, constancia y fuego, y amor

    ResponderEliminar

Mensaje