29 mayo 2009

CONTEMPLANDO

Momento para la mirada,
acuarela disolviéndose
en el museo de la mente.
Y los pies marchan
hacia el ocaso
de las huellas.
El tiempo es apenas uno susurro,
una mínima linea azul
por donde parece escaparse
el efímero rayo de la vida.
Mirar como el movimiento
de las manos
rompe la fisonomía austera
del espacio y el silencio.

Ver que en la inocencia de los niños
se dibuja el futuro
de un mundo tal vez mejor.
Contemplar que a lo lejos
se abre la herida
de un nuevo amor.
Sentir el latido del instante
como la única sentencia de la vida.
Oír las voces del pasado
como si fueran campanas
anunciando la redención del destino.

Mirar, oír, darse cuenta
que todo esta pasando
como un acorde sin sentido.

2 comentarios:

vangelisa dijo...

como la vida misma...toda pasa, más solo quedan los recuerdos.

a.K. dijo...

Franco y Hermoso

Publicar un comentario

Mensaje