22 mayo 2009

Vicio

(Vicio)

¿Cuántas vueltas, cuantos círculos más?

Hace tiempo,

con todas las cosas encima y alrededor.

Buscando una estrella al medio día

una luz de madrugada.

Sintiendo en cada uno de los ojos la misma mirada .

Cosa rara, cosa enjuta, sucia y extraña.

Vacío,

sin corazón, sin latidos

sin amor.

Cosa sin odio, sin emoción

sin dolor.

Pequeño gran desastre entumecido de frio,

mojado y secado al viento.

Ser de luz opacada, fuente borrada

energía dilapidada.

Ser de excesos, vida enviciada,

carne desgraciada.

Estiras la mano no siento un corazón

¿acaso está apagado?

¿Dónde está tu mirada?

¿acaso detrás de esos ojos sin sosiego?

¿Dónde está tu aliento?

Detrás de esos labios resecos

amortajado.

Aliento de muerte

en paquetes de papel plateado .

Aliento de yerbas ancestrales desubicadas.

Aliento de venas y sangre maltratadas.

Te miro,

disimulo, en ninguna parte esta mi mirada.

Logro pasar

pero tu falta se clava en la conciencia.

Por locura o por miedo

a una muerte similar en coincidencia .

Eres tú un espejo ahora

representas todos mis miedos.

A punto de virar

el egoísmo vuelve y olvido.

Además, volverás en la próxima luz

a dar mi ser en ti, reflejado.

Pequeños corazones arrastrados por la desesperanza

¿Acaso son diferentes a mí?

¿Acaso no tengo yo los mismos vicios?

la misma muerte

El mismo corazón.

Juan Calle-Bellido

1 comentarios:

Marijose dijo...

Ah, el hombre esclavo de sus pasiones, como dijo Aristóteles: Considero más valiente al que conquista sus deseos que al que conquista a sus enemigos, ya que la victoria más dura es la victoria sobre uno mismo.
Pues yo siempre pierdo, jeje. Un beso.

Publicar un comentario

Mensaje