30 julio 2009

Aquella tarde



Aquella tarde no llovió, ni el viento levantó crestas en la mar, ni las nubes ocultaron el sol que regalaba sus bondades titilando sobre los azules. Aquella tarde, era sólo una de tantas tardes. una tarde lejos de otra tarde con sonrisas, una tarde desangelada y solitaria. Una tarde, en la que todo era ya tan tarde que hasta las manecillas del reloj se retrasaban.

El silencio podía sentirse, como se sienten las olas que besan la orilla, las gaviotas, o la brisa que despeina el cabello. Silencio de silencios, entre jolgorios mudos de gentes y mundos que te rodean rodeándome, alejándome de tu distante distancia calculada. Tarde.


Pero aquella tarde, si llovió y el viento encrespó las olas de la mar y las nubes ocultaron el sol tiñendo de grises sombras los azules. Aquella tarde murieron todas las tardes que no habían nacido, ni nacerían ya nunca los soles de todos los ocasos, ni las primeras estrellas, ni los abrazos. Naufragaron los besos en mares de labios de promesas vacías, que llegaron tarde, cuando era tarde para aquella tarde, por ser tarde para todas y cada una de las tarde que no viniste.

El silencio se apoderó de la tarde y el sol se zambulló deprisa en el atlante y por ser tarde también tardaron las estrellas en orientar a los navegantes.


Por el lobo que camina.

* imagen incluida.

11 comentarios:

  1. Que fuerte! que intenso! me gusto mucho!! me encanto la ultima parte y me quedo con ella en la memoria : el silencio se apodero de la tarde y el sol se zambullo deprisa en el atlante y por ser tarde tambien tardaron las estrellas en orientar a los navegantes.

    Saludos del otro lado del charco!!

    VeCa

    ResponderEliminar
  2. un hermosa tarde, una tarde para los sueños, y los amores sin dueño.
    me gustan tus palabras.

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Esta tarde me trajo hermosos versos... "Naufragaron los besos en mares de labios de promesas vacías, que llegaron tarde, cuando era tarde para aquella tarde, por ser tarde para todas y cada una de las tarde que no viniste".
    Un fragmento delicioso. Un abrazo Gran Lobo!
    Seguí aullando así.

    ResponderEliminar
  4. -Veca El lobo navegante de la mar que nos une, se congratula de haberte hecho sentir con éstas letras. gracias a tí.
    saludos y aullidos afectivos.

    -Brezza una tarde de espinas y flores rojas arrojadas al frío barro. Gracias por visitarme.
    saludos y aullidos afectivos.

    -Susana los labios esculpidos en sonrisas fueron las afiladas rocas matadoras de los barcos a la deriva. Gracias a ti por leer.
    saludos y aullidos afectivos

    ResponderEliminar
  5. Silencio de silencios...Hay atardeceres que uno nunca olvida...me gusta lo que leo :) bonita foto Un saludo Aroma*

    ResponderEliminar
  6. Lobo; ¡que maravilla de prosa! ¡pura poesia!
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. -Aroma el olvido está lleno de memoria. con todo el lobo atesora muchos ocasos en sus retinas. ¡y los que quedan aun!...Gracias por leer.
    Saludos y aullidos afectivos.

    - Cani las maravillas habitan dentro de las retinas de aquellos que miran viendo belleza. Gracias a ti.
    Saludos y aullidos afectivos

    ResponderEliminar
  8. Menuda tarde!

    Menudo atardecer!!!

    Abrazoz!!!

    ResponderEliminar
  9. Celebro que te haya gustado.

    Aullidos y saludos afectivos.

    ResponderEliminar
  10. Gracias, Vangelisa.
    Saludos y aullidos afectivos

    ResponderEliminar

Mensaje