09 diciembre 2009

Entre mi alegria, mi agonia.


Tú mirada como siempre mira fría,

me hipnotiza el sonido de tu lengua viperina,

abrigado por un silencio que margina,

un zumbido en mi cabeza, desvaría.

Una mente que no ilumina,

una luz que no imagina.

Como un huevo sin gallina,

Fiel amiga, la agonía.


Hace mella en mi autoestima,

cuando pierdo la armonía
entre yo y mi agonía,

solos yo y mis manías.


Tú mirada como siempre mira viva

me hipnotiza el sonido de tu jerga optimista,

cobijado por tu música que va deprisa,

un rugido en mi cabeza que exorciza.

una voz que no oscurece,

una sombra que no crece.

Como un coche sin gasolina,
fiel amiga la alegría.


Hace mella en mi autoestima,

cuando pierdo la armonía
entre yo y mi alegría,

solos yo y mi agonía.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Mensaje