27 mayo 2009

Libertad


Es martes y de regreso del trabajo, pongo música, alimento para el alma. No tienes que pensar, solo oír y disfrutar del maravilloso ritmo. Me pone de buen humor, me hace mover el esqueleto y las membranas de mi cerebro siempre activo y hambriento de comunicación, quiero oír esas melodías y con el fondo de la inspiración de talentosos artistas, sus melodiosas notas interpretadas por un guitarrista dotado, me gusta bailar mientras limpio la casa, me gusta cantar y tararear las canciones mientras me doy una ducha bien caliente y relajante. Hoy he tenido un día largo y productivo, eso me llena, me hace sentirme bien. He servido, he ayudo, he resuelto, he sonreído, he oído, he resuelto problemas, he dado amor.

Hoy no pongo música triste, porque si lo hago me pongo a llorar, estoy muy sensible, si pongo este tipo de canciones me lleno de recuerdos y de nostalgia, así que lo que hago es ponerme ha hacer poesías, o tratar de hacerlas, porque como siempre digo, soy una escritora en progreso y me falta mucho, tengo tanto que aprender, tanto que leer. Me repito, para mi escribir es mas como una catarsis… un exorcismo, he encontrado un refugio calido y amigable en este rincón de mi dormitorio, cuando mi laptop esta quieta entonces soy yo la inquieta, cuando esta callada siento que me llama, que me mira y me dice: "oye no has pasado a dejarme tus palabras" "no me has contado que hiciste hoy”. Entro a Yahoo para ver quienes me han escrito, entro a Facebook, a mi BLOG, me gusta recibir mensajes, me hace feliz.

Hoy estoy contando los días para mi próxima visita a Lima, faltan solo unas semanas, muy pocas, esta vez si regresare de Lima con las cajas que contienen mi libro Luz de Almas Viejas, por fin el libro estará a la venta al publico y ya no tendré esta sed ni esta ansiedad que me persigue. Por fin podré concretar otros proyectos y mis amigos y conocidos y también los desconocidos lectores podrán leer todo esto que quiero compartir. Además quiero ir a ver a mis seres queridos, a mi hermano que se esta mejorando día a día, a mi tía que necesita de mis abrazos y mi bulla.

He aprendido mucho en estos meses desde que empecé a escribir en mi BLOG un 31 de diciembre despidiendo el 2008 contemplando el mar. He conocido a otros escritores aficionados como yo y todos con más talento. Tengo muchos amigos nuevos en Argentina, México, Panamá, Perú y en España que escriben para la Gaceta de Medianoche que no dejan de asombrarme con su creatividad y dominio del idioma. Son todos mis maestros.

La escritora durmió por mucho tiempo y sintió en su mente lo que sufre el poeta frustrado, yo que no se estar callada he sufrido en silencio la carga larga y pesada de mis palabras, las he llevado como un buey robusto y abusado, desde siempre, escuchando voces, los susurros, las ideas, el arte... y de repente un día descubrí que tenia mucho que decir, todos esos sentimientos, esos recuerdos latentes, vivencias, experiencias, golpes, momentos, vivos, latentes, heridas que todavía estaban sangrando y otras cicatrices muy marcadas, como un corazón que quiere estallar, como un abecedario condenado a cadena perpetua, y todas mis letras desde la A hasta la Z quieren salir a borbotones de esa cárcel .

Son tan pocas las veces cuando el alma y el cuerpo se van de luna de miel y enamorados se encuentran para darse el mejor de los abrazos, para recorrer cada pedacito transparente. Entonces el lenguaje, la música, el amor, el dolor, los sentimientos, el pasado, el presente, el futuro, todos se encuentran y llegan al éxtasis total, encuentran la felicidad, la paz, una armonía, una sensación de plenitud, de realización, y al final de la partitura, del poema, del ritmo uno encuentra lo que tiene que asemejarse a vivir otro día mas en el paraíso.

Y mis letras se desataron de esas cadenas oxidadas
y escribieron: L I B E R T A D

1 comentarios:

Bluesnight dijo...

Me quedo con el último párrafo, creo que defines bellamente la sensación de cualquiera de nosotros, amantes de las letras.

Un afectuoso saludo

Publicar un comentario

Mensaje