25 junio 2009

Son tus ojos...

Mis ojos, sin tus ojos, no son ojos,
que son dos hormigueros solitarios,
y son mis manos sin las tuyas varios
intratables espinos a manojos...

No me encuentro los labios sin tus rojos,
que me llenan de dulces campanarios,
sin ti mis pensamientos son calvarios
criando nardos y agostando hinojos.

No sé qué es de mi oreja sin tu acento,
ni hacia qué polo yerro sin tu estrella,
y mi voz sin tu trato se afemina.

Los olores persigo de tu viento
y la olvidada imagen de tu huella,
que en ti principia, amor, y en mí termina...








Descubro tus ojos, te miro, te leo y al hacerlo me veo en ti, veo mi reflejo en los pliegues de tu cuerpo, veo y siento, en silencio te recorro, asciendo y te veo, me miro en ti y me veo; en tus ojos me busco, me encuentro y te veo. Profundos, cálidos, cercanos, azabaches que susurran poesía al albur de tu mirar. Tu reflejo, su brillo, mi oscuridad que se llena de luz al encontrarte. Inesperada, emotiva y dulce, ardiente al quemarme, generosa al darte, noble al recibirme, intensa al llamarme, pura, limpia, abierta a mí y en mí fundida, pegada a mí, por mí cercana. Veo tus ojos, tu mirada y ellos me hablan, mil historias que me impulsan, me gritan y me llaman, me invitan a ir. Espérame, voy a ti, allegarme y estar en ti, mirarte y estar en ti, tu mirada, tú, y al tenerte, tenerte a ti...












2 comentarios:

  1. Que lindo, me encanta Benedetti... Beso.

    ResponderEliminar
  2. bello, sin dudo muy bello
    saludos

    ResponderEliminar

Mensaje