01 julio 2009

Confesion



Confesión



Llueven secretos en la estrellada noche,
caen confesiones de ancestros escondidos,
resplandece el azul del verbo narrado
en el lienzo del sacrificio, oculto, olvidado

precipita el pecado atemporal,
en la noche de las Leonidas,
en el manantial del tiempo,
en la gruta olvidada del deseo.

Salen las verdades ocultas en la ingravidez
y por fin pediré la compresión del pecado
no el perdón… por que nunca me arrepentí
de haber pecado en el templo de tu cuerpo amado

Paco
01-07-09

5 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  2. (es que le di antes de tiempo, por eso eliminé)
    todos pecamos y por amor más, y a veces llega la noche y piensas en lo que has hecho....pero por amor se hacen tantas cosas...
    un saludo

    genial tus versos

    ResponderEliminar
  3. Es tan magica la noche, tan liberadora de voluntades y tan peligrosa, que como dices como lluvia de leonidas pueden llover los secretos, hermosa comparacion. Un saludo!

    ResponderEliminar
  4. Arrepentirse del "pecado" de amar es como arrepentirse de vivir.

    ResponderEliminar
  5. Pecar en tu cuerpo...sentirme tentada con tu aliento, deseandote apasionadamente, perdiendo la razon...Perder la cabeza y encadenar mis emociones a ti...
    Hermoso!
    Felicidades!

    ResponderEliminar

Mensaje