02 junio 2012

Recomencemos lo andado.

Ya es la hora en que los gatos vuelvan a rondar por su casa cuando caiga la medianoche. Regresad a vuestro hogar, porque con el tiempo únicamente se ha llenado de polvo que ha deslucido lo que aquí brillaba con sus pupilas alargadas. Cualquiera puede llamarse gato, pero quien publica a la luz del día no deja de ser otro animal disfrazado de felino... Los otros maúllan más por la noche y es cuando visten sus trajes pardos mezclados con toques oscuros. Sólo entonces es el momento en que las sombras inundan todos los caminos como si fuera un asfalto mullido por donde deambular tranquilos.

A Dios nunca le importó que aquí nos reuniéramos cuatro de nosotros… Nunca quiso nuestras preguntas, tampoco esperaba darnos ninguna respuesta, ni siquiera sembró semillas de duda razonable en nuestros pensamientos. Quien nos abrió las puertas del paraíso, no vivía en el cielo lejos de nuestros pasos. Andaba como nosotros, acariciando sus huellas con las almohadillas de sus pasos, afilando sus garras en las palabras de su hermano, viviendo en otras vidas sin usar las que quedaban en sus bolsillos. Lo que aquí se inició no fue una gaceta… y mucho menos un vertedero literario en el que tantos han decidido transformar.

Si… Sigo siendo uno de los primeros que vino buscando destellos de luz y quedo extasiado con el mar de estrellas que por las noches de entonces brillaban y jugaban a eclipsar constantemente los textos del anterior iluminado.

Pero ahora, miro y solo encuentro, desorden y caos… basura y más mierda de la que ningún pañal pueda guardar, esconder o camuflar. Y me niego a seguir guardando el silencio, soslayándolo y mordiéndome la lengua. Yo no soy una serpiente que repta… soy un digno gato orgulloso de ser conocer la historia de esta pagina. Y por ello, os insto a retomar el camino que se inicio aquel día con una maldita pregunta que reunió a todos los que pensaban que podríamos producir una legión de escritores y poetas.

Hermanas y hermanos gatunos, ahora es cuando debéis sublevaros y acabar con una dictadura autoimpuesta, porque nunca supimos decir no a nadie, porque era una pagina abierta al mestizaje de todos los estilos sin importar la procedencia ni donde habitaba cada uno.

Pero al igual que en Babel, Sodoma ó Gomorra… se ha perdido el norte y lo que andábamos buscado.

Tú, que publicas sin parar… llenando de gilipolleces dignas de una niña, pero con el cuerpo de una mujer que se vanagloria de que? De una fama ya pasada, aclara tus pensamientos y decide separar el trigo de la paja.

Esto no es una segunda página, donde poner lo que ya subes a la tuya. No es un lugar donde publicitar tu vida porque aquí hay más seguidores de los que puedas reunir en tu vida. Escoger es una sabiduría basada en el discernimiento y el saber estar. La prepotencia no tiene cabida en este lugar.

Pero la tuya no es mejor a la mía, cuando ni siquiera lees a los demás que publican. Para mi propia desgracia yo sigo venerando este sagrado lugar y leo todo lo que aquí brota espontáneamente y como no tengo el poder de eliminar el estiércol de este sitio. Directamente te insto, a elegir mejor tus versos y palabras.

La humildad se gana pensándose unos segundos que es digno y que es para esconder debajo de una piedra. Si quieres subir algo, que sea exclusivo para este lugar, si no llévalo a tu propio blog-casa y deja de condenarnos a extirparnos los ojos y ahuyentar a los que aquí llamaron hogar. Decídete… de una vez porque la paciencia se acaba.

Sino te ha quedado lo suficientemente claro, sigue buscando mis poemas y descubrirás que ya llevo tiempo anunciándote este texto. Lo que crees a partir de ahora, que sea especial y no tenga duplicidad. Porque si llenas de polución la nube, sólo recibirás lluvia ácida y corrosiva como premio a tus palabras.

1 comentarios:

Kramen dijo...

Por cierto, estoy hasta el mismísimo miembro de tu:

[Valid Atom 1.0]...

Asi sabrás que es de ti de quien hablo.

Publicar un comentario en la entrada

Mensaje